Biografías

Andrew Wiles

Wiles es un mate­má­ti­co bri­tá­ni­co cono­ci­do por demos­trar el Últi­mo Teo­re­ma de Fer­mat. Gra­cias a esta gran demos­tra­ción fue galar­do­na­do con  pre­mios muy des­ta­ca­dos, como el pre­mio Abel o el pre­mio Schock. Es una de las men­tes más bri­llan­tes del siglo XXI.

Un poco de historia

Naci­do en 1953, estu­dió en la Uni­ver­si­dad de Oxford y se gra­duó en el año 1974. Siem­pre tuvo cla­ro que lle­ga­ría a ser un mate­má­ti­co que haría gran­des cosas en la vida y obten­dría estu­pen­dos logros por ello. Wiles no tra­ba­jó sobre el Últi­mo Teo­re­ma de Fer­mat para su doc­to­ra­do. Su super­vi­sor doc­to­ral esta­ba tra­ba­jan­do sobre la teo­ría de Iwa­sa­wa de cur­vas elíp­ti­cas y, para enton­ces, comen­zó a tra­ba­jar con él. Cuan­do supo la rela­ción del Últi­mo Teo­re­ma de Fer­mat y la con­je­tu­ra de Tani­ya­ma-Shi­mu­ra, sim­ple­men­te se con­cen­tró en inten­tar pro­bar­la.

Demostración del teorema
Si n es un número entero mayor que 2, entonces no existen números enteros positivos x, y y z, tales que se cumpla la igualdad x^n + y^n = z^n.” Este es el Último Teorema de Fermat.

La con­je­tu­ra de Tani­ya­ma-Shi­mu­ra esta­ble­ce que cada cur­va elíp­ti­ca pue­de aso­ciar­se  con un obje­to mate­má­ti­co lla­ma­do for­ma modu­lar. En caso de que el Últi­mo Teo­re­ma de Fer­mat fue­se fal­so, enton­ces exis­ti­ría una deter­mi­na­da cur­va elíp­ti­ca que no pue­da rela­cio­nar­se con nin­gu­na for­ma modu­lar. Por con­si­guien­te la con­je­tu­ra de Tani­ya­ma-Shi­mu­ra sería fal­sa. Por lo tan­to, esta con­je­tu­ra  demues­tra el Últi­mo Teo­re­ma de Fer­mat. No le resul­tó fácil lle­gar a la prue­ba, y en el año 1993 les comen­tó a otros mate­má­ti­cos que tenía una prue­ba para demos­trar el Últi­mo Teo­re­ma de Fer­mat.

Un pequeño error fatal

Wiles no qui­so expo­ner su artícu­lo has­ta que hubie­ra sido exa­mi­na­do y ana­li­za­do por un peque­ño gru­po de mate­má­ti­cos. Dicha prue­ba reve­ló un error fatal, que no pudo resol­ver al ins­tan­te.

Al trans­cu­rrir dos años de un duro e inten­so tra­ba­jo y ade­más de la ayu­da de su exdoc­to­ran­do Richard Tay­lor, Wiles publi­có en Annals of Mat­he­ma­tics el artícu­lo defi­ni­ti­vo, jun­to con otro artícu­lo escri­to en cola­bo­ra­ción con Tay­lor en el cual pun­tua­li­za­ba las téc­ni­cas que posi­bi­li­tan solu­cio­nar el fallo de la pri­me­ra expo­si­ción.