Biografías

Ada Lovelace

Todos los años, el segun­do mar­tes de octu­bre es el día de esta gran mujer mate­má­ti­ca. Apro­ve­chan­do que fue hace poco, os con­ta­re­mos más sobre Ada, la pri­me­ra pro­gra­ma­do­ra del mun­do.

Un poco de historia

Augus­ta Ada King, con­de­sa de Love­la­ce, naci­da el 10 de noviem­bre de 1815 como Augus­ta Ada Byron, úni­ca hija legí­ti­ma del poe­ta román­ti­co lord Byron. Su madre, lady Byron, fue una escri­to­ra ingle­sa cono­ci­da mun­dial­men­te por des­cri­bir la máqui­na ana­lí­ti­ca de Char­les Bab­ba­ge. La máqui­na que des­cri­bió hoy día la cono­ce­mos como cal­cu­la­do­ra. Ada nun­ca tuvo rela­ción algu­na con su padre, que aban­do­nó Ingla­te­rra para siem­pre en 1816 con la fina­li­dad de esca­par de la cen­su­ra de la socie­dad bri­tá­ni­ca que le acu­sa­ba de sodo­mía e inces­to debi­do a sus con­ti­nuos escán­da­los de carác­ter sexual. Su madre inten­tó apar­tar­la de todo lo trans­mi­ti­do por su padre, así Ada tuvo una edu­ca­ción muy rica en mate­má­ti­cas y lógica.Ada cono­ció a Char­les Bab­ba­ge (padre de las compu­tado­ras) cuan­do ella solo tenía die­ci­sie­te años. De inme­dia­to empe­za­ron a man­te­ner corres­pon­den­cia sobre temas rela­cio­na­dos con las mate­má­ti­cas y la lógi­ca. Char­les que­dó tan impre­sio­na­do con la capa­ci­dad ana­lí­ti­ca de la joven Ada que la apo­dó como “La encan­ta­do­ra de núme­ros’’. Murió por las san­grías pro­du­ci­das por los médi­cos de la épo­ca, en un inten­to de curar un cán­cer de úte­ro, a la edad de trein­ta y sie­te años.

La máquina analítica’’

En 1834, Bab­ba­ge tenía pla­nes para la cons­truc­ción de un nue­vo tipo de máqui­na de cálcu­lo, una máqui­na ana­lí­ti­ca de carác­ter gene­ral. En 1842 el mate­má­ti­co ita­liano Louis Mene­brea publi­có una memo­ria en fran­cés sobre la Máqui­na Ana­lí­ti­ca. Bab­ba­ge alis­tó a Ada como tra­duc­to­ra de la memo­ria en fran­cés para adap­tar­la al inglés. Ada no solo tra­du­jo el artícu­lo sino que le aña­dió un con­jun­to de notas mucho mayor que la memo­ria. Esas notas son la fuen­te de su fama como pri­me­ra pro­gra­ma­do­ra de la his­to­ria. Ada fue la pri­me­ra per­so­na en el mun­do que des­cri­bió un len­gua­je de pro­gra­ma­ción de carác­ter gene­ral. Publi­có una serie de notas sobre la máqui­na ana­lí­ti­ca de Bab­ba­ge que fir­mó solo con sus ini­cia­les por mie­do a ser cen­su­ra­da por su con­di­ción de mujer. Des­cri­bió con­cep­tos como el bucle y la subru­ti­na. Escri­bió un com­ple­to plan don­de se des­cri­be el algo­rit­mo que per­mi­ta cal­cu­lar los valo­res de los núme­ros de Ber­nou­lli uti­li­zan­do dos bucles, demos­tran­do las capa­ci­da­des de bifur­ca­ción de la máqui­na ana­lí­ti­ca. Asi­mis­mo, des­cri­bió como rea­li­zar ope­ra­cio­nes tri­go­no­mé­tri­cas que hacían uso de varia­bles en la máqui­na ana­lí­ti­ca de Bab­ba­ge. Tam­bién defi­nió el uso de tar­je­tas per­fo­ra­das para pro­gra­mar esta máqui­na.

Méritos destacables

Ada Love­la­ce fue otro de los gran­des genios que han muer­to de for­ma pre­ma­tu­ra. Aun así, ha sido recor­da­da a lo lar­go de la his­to­ria y se ha inten­ta­do galar­do­nar de algu­na mane­ra su lega­do. Por ejem­plo, el ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos lla­mó a uno de sus len­gua­jes de pro­gra­ma­ción Ada en su honor. En 2010 se estre­nó Enchan­tress of Num­bers, una pelí­cu­la que tra­ta sobre su vida.